NO MAS IMPUESTOS / Economía Sumergida

El Instituto de Estudios Económicos IEE, en su informe sobre “desigualdad de la economía sumergida entre los territorios, destaca que incide en la desigualdad del sistema de financiación, ya que implica que las regiones con menor tasa de economía sumergida tributan por rentas reales (o mas próximas a las reales) y el resto no (o lo hacen en menor medida)”. Esto constituye “un subsidio encubierto entre regiones no justificado en términos de justicia” y que debería ser revisado a la hora de calibrar la financiación autonómica.

 El Colegio General de Economistas y la Cámara de Comercio, han estimado, calculando el Índice de Frank, figura 1, que pone en relación la presión fiscal con el PIB per capita, y cruzándolo con las estimaciones del alcance de la economía sumergida, se evidencia un claro vinculo entre más esfuerzo fiscal y la mayor intensidad de la economía sumergida.

 El estudio sobre la economía sumergida en las Comunidades autónomas realizado por la Consejería de Hacienda y Función Publica de la Comunidad de Madrid, por Jordi Sardá Pons e Ignacio Mauleón Torres hacen referencia al año 2014, y los datos correspondientes al País Vasco al estudio realizado por Fernández-Macho y Carmen Gallastegui, hacen referencia al año 2016 sitúan la economía sumergida en torno al 23,10% de media nacional.

Las estimaciones de lo que la economía sumergida restaba a la recaudación en España en el año 2014 el 23,10% del PIB, entre las regiones con mayor porcentaje de economía sumergida se encontraban Extremadura, Andalucía, Castilla la Mancha y Canarias. La Región de Murcia se situaba por encima de la media nacional con el 24,60%. Datos que reafirman que uno de los mayores problemas de recaudación de la economía española es la existencia de la actividad sumergida que en muchos casos es consecuencia de la excesiva presión fiscal, a mayor impuestos mayor actividad sumergida, como refleja ampliamente en el diagrama de la curva de Laffer.

El Estudio indica que en el tiempo en que se realizaron estos cálculos, las regiones que tenían un sistema fiscal menos competitivo (Extremadura y Andalucía) figuraban entre los territorios con un mayor volumen de economía sumergida (29,10% y 27,30% del PIB, respectivamente). En cambio, algunos de los territorios con un sistema tributario más competitivo (caso de Madrid, País Vasco o Navarra) destacaban también por tener una economía sumergida mas moderada.

Al cruzar los datos del informe con el Índice Autonómico de Competitividad Fiscal de la Fundación para el Avance de la Libertad, podemos constatar que la economía sumergida para las regiones con mejor resultado asciende en promedio al 18,60% del PIB. En cambio, en los territorios con menor competitividad fiscal, el tamaño medio de la economía sumergida alcanza el 22,70% del PIB, lo que supone un diferencial de 4,10 puntos.

Según el índice de Frank, que recoge los datos de los años 2008 y 2018, se constata que las tres Comunidades autónomas con un mayor esfuerzo fiscal (presión fiscal/PIB percápita) presentan una economía sumergida mucho mas elevada que las tres con un menor esfuerzo fiscal. El diferencial entre unas y otras es tan acusado que el primer grupo de autonomías tiene, en promedio, doce puntos mas de PIB comprometidos por la informalidad económica (27,90% vs 15,70% PIB), la Región de Murcia se situaba en el 0,039% y en el año 2008 y en el 0,048% según este Índice.

Figura 1.- Índice de Frank que recoge la economía sumergida por CCAAA en los años 2008 y 2018.

Fuente: Consejería de Hacienda y Función Publica. Comunidad de Madrid, Colegio General de Economistas y Cámara de Comercio (2021)

Ante la profunda crisis en la que estamos inmersos, con una inflación de casi dos dígitos, un anticipo de la reducción del crédito y del incremento del coste del dinero, no reducir la fiscalidad como se viene demandando es ir contra la realidad, porque la solución no es subir la presión fiscal, sino todo lo contrario rebajarla para afianzar el crecimiento del PIB (para este año 2022 el estimado por el Gobierno era del 7,00% y el FMI en su ultimo informe anticipa que será del 4,80%) y ayudar a su recuperación bajando los impuestos tanto a nivel estatal, como regional y local. España y Japón serán las dos únicas grandes económicas que no recobrarán este año 2022 los niveles de vida previos a la pandemia.

 Estos datos anticipados por el Fondo Monetaria Internacional FMI, reafirman la necesidad de reducir el gasto corriente, reduciendo la enorme burocracia que se ha venido configurando, y su coste que ha crecido de manera exponencial en los últimos años, es la hora del compromiso de todos y singularmente de las Administraciones Publicas, cuanto más se tarde en alcanzar un gran Pacto nacional, al menos entre los dos grandes partidos, más se tardará y mas dura y difícil será la recuperación, ahora mas que nunca es necesaria la generosidad de todos y alcanzar los consensos necesarios para cambiar la actual situación,